Hemos hablado con… GEMA GOMEZ

Gema Gomez Slow Fashion Next

Fundadora, Docente y Consultora en Slow Fashion Next

Queríamos empezar este blog con una entrevista a una persona que ha sido nuestro referente durante las fases de investigación y gestación de lo que sería Miu Sutin y lo que sigue siendo ahora gracias a su labor de difusión sobre moda sostenible y sus retos: Gema Gomez.

Aunque se habla mucho de que la moda sostenible suele ser atemporal (pues los diseños suelen ser minimalistas y en colores más discretos y naturales), ¿crees que en un futuro podremos tener acceso a colecciones más innovadoras, “arriesgadas” y con estampados en tendencia hasta conseguir un armario enteramente sostenible?

Pienso que la tendencia de moda sostenible está trayendo una innovación en materiales sorprendente. Antes de todo este movimiento no había ni Orange Fiber ni Piñatex, entre otros muchos tejidos que están rompiendo esquemas, así que creo que lo que está trayendo la tendencia sostenible es mucha innovación. Sí que es verdad que en algunas cosas los procesos todavía son limitados y si tenemos que hacer las cosas bien tenemos que hacer elecciones que a veces limitan, pero yo justamente pienso que esto debería ser todo lo contrario, ¿no? Lo veo como una oportunidad para que toda esa gente que quiera innovar empiece a hacerse preguntas en base a las necesidades que les surgen: ¿hay un tinte del color que necesito sea sostenible? Si no existe, ¿cómo se podría hacer? ¿como se puede desarrollar? ¿Y una licra que sea compostable, por ejemplo?

¿Qué aspecto de la sostenibilidad crees que sorprende más a las personas que están empezando a formarse en la materia?

Yo creo que hay diferentes aspectos, pero quizás diría cuando empiezan a entender el volumen, porque parece que es una cosa que está como oculta. 

Todo el mundo habla de las grandes como Join Life, Conscious o Commitment, y todas tienen en común que no están hablando de dos cosas: la sobreproducción y los residuos que van íntimamente ligados con la misma ¡y que además las estimaciones son hacia arriba! Por ello es que cuando empiezas a explicar todo esto ligado a los diferentes impactos de las materias más usadas convencionalmente, la gente se sorprende mucho.

En tu opinión ¿qué poder tienen las marcas pequeñas en la lucha por un mundo más sostenible?

Yo creo que el poder que tenemos todos es el de decidir. En cuanto nosotros ponemos nuestro dinero en un modelo diferente tenemos el poder de cambiar las cosas porque eso es lo que genera tracción para que todo lo de atrás cambie. Por ello las pequeñas marcas son la alternativa, lo que pasa es que no les podemos pedir que solamente ellas hagan el cambio: hace falta legislación, educación, subvenciones, ayudas para optimizar, rentabilizar, para bajar sus precios y para que puedan ser más competitivas en el mercado e incluso deberían aplicarse penalizaciones a aquellas firmas que lo hacen mal. 

En mi opinión pues, pienso que aunque estas pequeñas marcas son la clave (porque los modelos descentralizados son los que realmente son sostenibles) no lo pueden hacer solas, se necesitan todos los eslabones de la cadena.

¿Debemos fiarnos de las acciones hacia la sostenibilidad de las grandes empresas? ¿Hasta qué punto o cuál es la mejor forma de asegurarnos de que el compromiso y el impacto positivo es real? ¿Debemos darles un voto de confianza premiando los pequeños pasos hacia un modelo mejor?

Yo personalmente no soy mucho de cadenas, porque creo que no lo tienen insertado. Las formaciones que hacen normalmente no hablan de la realidad para sus empleados y yo, que les llevo monitorizando mucho tiempo, he podido comprobar que son reactivas, y que lo que quieren es salir en la lista Forbes de los primeros números, así que… Honestamente, yo no confío.

Eso sí, si hubiera una voluntad real de hacer un modelo realmente sostenible, a mi me encantaría ayudarles y acompañarles, pero no creo que como están funcionando ahora sea el camino; porque lo que quieren ahora es seguir con ese volumen de sobreproducción, de crecimiento infinito…nadie está poniendo límite a su producción. Partiendo de ahí, luego cada uno puede ser un poco más eficiente, pero siguen haciendo tendencias, cada dos semanas renuevan los productos en tienda y siguen con campañas del estilo del Black Friday…. así que de momento no confío.

¿Crees que es posible conseguir democratizar la moda sostenible en un futuro y que deje de ser la excepción o la alternativa? ¿Qué expectativas de futuro tienes al respecto y qué plazos mínimos crees que existen para conseguir objetivos significativos? ¿Será posible lograr que desaparezca el fast fashion cómo lo conocemos o conseguir que se regule lo suficiente para que deje de resultar tan dañino en coste medioambiental y humano?

Yo sí que creo que todo va a cambiar, lo que pasa es que el cambio, la transformación que viene, no será suave. Las grandes empresas deberían pensar que para un consumidor concienciado, el cambio de comprar 10 veces a comprar 2 pero de calidad y en algo con lo que se sienten representados, opino que se hace muy rápido, pues solo hace falta que veas un documental para que esa información te haga cambiar tu paradigma para siempre.

Es verdad que en todo este tiempo las marcas de moda sostenible han ido evolucionando, han nacido nuevas, con mejor estilo, algunas pequeñitas lo hacen muy bien y viven muy bien de ello ya… por eso para mi las expectativas de futuro -y sobre todo ahora que tenemos el plan europeo- son muy optimistas, sé que no va a ser fácil, y que va a ser duro en algunos momentos, pero es que el mundo vive situaciones muy complejas, lo que está pasando en Colombia, lo que lleva viviendo Venezuela todos estos años…

Yo creo que al final lo que es importante es que cada uno en nuestro día a día, en nuestro círculo de influencia, como decía Stephen Covey, hagamos lo que podemos; Yo creo que la evolución de la humanidad va en ese sentido, ¿no? Básicamente porque si no, no habrá evolución y no sobreviviremos, así que desde mi perspectiva, esa es definitivamente la idea.